Atractivo Lago Titicaca – Patrimonio Natural del Perú

Vinicunca, la hermosa montaña de los siete colores
0
1989

Desde tiempos inmemorables, esta enorme porción de agua tuvo un impacto místico en la sociedad puneña, ya que el Lago Titicaca es protagonista de dos de las leyendas más proliferadas en esta región sureña peruana. ¿Qué es lo que se comenta sobre este lago? Pues, que aquí se dio origen al mundo. Nada menos. Y también, que emergieron desde las profundidades del Lago Titicaca los dos fundadores del imperio incaico. El Dios Viracocha salió desde sus aguas para crear al mundo tal y como lo conocemos. Entre sus creaciones más notables, están la del Inti (Sol), Killa (Luna) y las estrellas, además de los primeros habitantes de la tierra, a los que les encomendó la adoración a los Dioses creados. Por su parte, también se comenta la leyenda que Manco Capac y Mama Ocllo, hijos de Viracocha, emergieron desde el Lago Titicaca con la misión de fundar el poderoso y majestuoso Imperio Inca, la cultura más vigorosa que prevaleció en el Perú.

Más allá de las mágicas historias que pasaron de generación en generación, el Lago Titicaca es hoy en día un atractivo turístico por un sinfín de razones, más allá de las tradiciones conversadas por los antepasados puneños. No por nada es el lago navegable más alto del mundo (3812 m s. n. m.), con profundidades de hasta 281 m en los 8300 km² de extensión -aproximadamente-.

Embarcación hecha de Totora en el Lago Tititcaca. Crédito: Difusión.

Pero quienes realmente están interesados en conocer una parte de la idiosincrasia del Perú antiguo, estarán convencidos en buscar la forma de conocer el Lago Titicaca durante su estadía por el sur peruano. En su territorio, existen un conjunto de islas donde se practican aún costumbres de sus antepasados. Pueblos mágicos, que parecen haber salido de una fábula del escritor más creativo, en los que puedes hacer turismo comunitario en su forma más pura: viven en armonía con la geografía que los rodean y aprovechan todo lo que les otorga la naturaleza para salir adelante en su día a día.

Porque no será una visita completa si es que no te das un paseo por las islas (Taquile, Amantaní y Uros, entre otras) que comprenden a este Patrimonio Natural del Perú. Las puedes conocer a través de sus lanchas y botes hechas de totora -material natural con la que también crearon la base de sus islas-, que son un atractivo inigualable por sus diseños y acabados. Por ejemplo, en Taquile, puedes encontrar vestigios de las antiguas construcciones preínca e inca, además de asombrarte con el maravilloso arte que emerge de las manos de sus habitantes: son unos expertos en crear textiles únicos en el mundo, ya que plasman sus vivencias, tradiciones y cultura en ellos.Por su parte, Amantaní es el lugar predilecto para pasar una noche como lo hacían los antiguos aimaras, antepasados de los actuales habitantes de la isla. Campos rodeados de eucaliptos y flores de la cantuta, donde la gente se dedica a la agricultura para que no falte la comida en la mesa.

Y en Uros, con sus islas flotantes artificiales, conocerás más a fondo todos los beneficios de la totora y cómo esta planta fue clave para el desarrollo de su sociedad: la utilizan para construir el suelo de sus viviendas, esas mismas que están toda su vida flotando sobre las aguas del Titicaca. Además de utilizar la totora para fines medicinales y como parte de su gastronomía. Impresionante, ¿verdad?

Atardecer en el Lago Titicaca

¿Qué visitar?

LADO PERUANO

Islas Flotantes de los Uros

islas-flotantes-uros-titicaca

Los Uros son uno de esos pueblos que basan su existencia en el desarrollo y explotación de un solo producto, en este caso, la totora, un junco acuático que crece en el Titicaca. Gracias a la totora han logrado construir casas, embarcaciones, instrumentos, e incluso constituye gran parte de su alimentación. Las Islas Flotantes de los Uros se componen de más de 80 islas artificiales, cada una habitada por un clan familiar, y es posible hasta ver a niños que navegan cada día en una pequeña balsa de totora para remar hasta su escuela.

Sin embargo, la cultura de los Uros se encuentra en decaimiento. Y es pues algo inevitable, el crecimiento del turismo ha hecho que los recursos monetarios de las familias hayan aumentado, permitiéndoles abandonar sus casas flotantes por construcciones de ladrillos en la tierra. Así, más del 60% de los Uros del lado peruano ha abandonado sus hábitos ancestrales, por lo que muchos de ellos se acercan a las islas y venden su artesanía sólo para volver a sus asentamientos en tierra firme.

Dónde quedarse: Al estar a sólo media hora desde Puno, muchos visitantes alojan en esta ciudad y visitan las Islas durante el día. Sin embargo, también es posible pasar la noche junto a los Uros, muchas familias ofrecen hospedajes cómodos además de enseñar a los visitantes sus actividades diarias: cortar totora, pescar, navegar en los botes de totora, cocinar, entre otros. Los precios fluctúan entre 5 y 12 USD (el último incluye cena y desayuno).

Isla Taquile

hombres-en-isla-taquile-titicaca

Foto por David.

Es la isla más grande del lado peruano del Lago Titicaca, y se encuentra a aproximadamente 40km al norte de la ciudad de Puno. Para llegar al pueblo de Taquile, los visitantes pueden subir una escalera de 560 peldaños para luego disfrutar una vista impresionante, en la que es posible apreciar la orilla contraria del lago.

Los habitantes de la isla de Taquile son de origen quechua y se distinguen por la mantención de sus costumbres, tradiciones y vestimentas. Por eso, no es sorpresa caminar por la Isla de Taquile y ver a la mayoría de los hombres tejiendo. De hecho, está tan inculcado en su cultura que para casarse, deben impresionar a las mujeres al mostrar que sus tejidos están tan bien hechos que pueden tomar agua de ellos.

Dónde quedarse: Al igual que en las Islas Flotantes, los turistas que deseen pasar una noche en la Isla de Taquile pueden alojar en la casa de alguna familia local a precios bastante económicos, entre 5 y 8 USD la noche.

Isla Amantaní

vista-lago-titicaca-amantani

Botes desde Puno, cada mañana, van hacia la Isla Amantaní en un viaje que dura aproximadamente 4 horas. A diferencia de la Isla de Taquile, Amantaní conserva una sensación de origen, pues no ha sido tan explotada a nivel turístico. El pueblo ni siquiera posee electricidad. De esta forma, el intercambio cultural que puedes realizar con los locales es más auténtico, pues los viajeros pasan la noche en casas hospedaje de familias locales y no en hostales.

Recomendamos caminar por el sendero de pachatata, o el ligeramente más alto pachamama, pues ambos poseen vistas espectaculares del lago además de interesantes ruinas. Y para los más aventureros, es posible recorrer las Islas Flotantes, Taquile y Amantani en tu propio Kayak.

Dónde quedarse: Cerca de 50 familias ofrecen alojamiento para los viajeros. El turismo en la isla está organizado de tal forma que los visitantes son asignados a cada familia en un sistema rotativo. El precio es de 14 USD por persona, incluyendo almuerzo, cena y desayuno.

LADO BOLIVIANO

Isla del Sol

isla-del-sol-titicaca

Chincana. Foto por boldtravel.com

Cuenta la leyenda que la Isla del Sol fue el punto de partida, para Manco Capac, de una travesía que lo llevaría eventualmente a Cuzco para fundar la dinastía Inca. La Isla del Sol es la más grande del Titicaca, con 14 km2. Se accede a ella tomando una lancha desde Copacabana y el viaje dura aproximadamente dos horas.

La isla se divide principalmente en dos: la parte norte, hogar de la comunidad Challapampa, y la parte sur, hogar de la comunidad Yumani. A lo largo de ellas se encuentran pequeñas bahías, asentamientos y sitios arqueológicos comunicados por varios senderos. El principal recorre la isla de norte a sur, son 11 km de trayecto y tarda 3 horas en realizarse.

Recomendamos quedarse una noche en estas islas, ya que hay bastantes actividades para realizar aquí (hay más de 80 ruinas). Muchos de los cerros de la isla contienen terrazas agrícolas, que recuerdan a las terrazas de Moray que se establecieron cerca de Cuzco. Entre las ruinas se encuentra una construcción tipo laberinto llamada Chincana, lo que fue en su momento un Palacio Inca. Y por si fuera poco, el año 2000 se descubrieron un número importante de ruinas sumergidas bajo el agua, lo que para algunos sería evidencia de la ciudad perdida bajo el mar Wanaku.

La vida en la isla es tranquila, no hay ruido y no existen vehículos motorizados. Además recomendamos bañarse en la playa de Challapampa, que con sus arenas blancas se asemeja a una playa tropical.

Dónde quedarse: Si eres de los más aventurer@s, puedes llevar tu carpa y quedarte gratuitamente en una de las playas de la Isla. Si no quieres arriesgarte con el frío de la noche, puedes quedarte en hostales básicas por alrededor de 4 USD o en hoteles de mayor comodidad por 100 USD la noche.

Leave a reply

More News